Conoce cuáles son y por qué son las prácticas sexuales de riesgo.

La sexualidad humana es tan variada y extensa como cantidad de individuos. La búsqueda del disfrute de la sexualidad se busca a través de experiencias muy diversas, sin embargo existen algunas prácticas que se consideran de riesgo.

Tan antiguas como la sexualidad, las enfermedades de transmisión sexual (ETS) han sido un problema de salud pública por la mortalidad y graves complicaciones que han afectado no solo a los individuos que las padecen sino también a su familia y, en casos extremos, a poblaciones completas.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se adquieren y transfieren mediante el contacto sexual: vaginal, anal u oral sin protección adecuada.

Así que existe un riesgo latente en todas las conductas sexuales que involucran contacto con otra persona o con los fluidos de la misma, pues este intercambio se considera como factor de riesgo para la adquisición de ETS.

La probabilidad de transmitir y contraer estas infecciones varía dependiendo de la actividad sexual y la forma en cómo estas se realizan. Los factores que influyen en la transmisión de este tipo de enfermedades en la actualidad son:

  • Edad más temprana de inicio de la vida sexual: si se es más joven, hay más posibilidades de tener un mayor número de compañeros sexuales a lo largo de la vida.

 

Sexo anal sin protección.

 

Uso de alcohol y drogas.

 

Cambios frecuentes y repetidos de compañeros sexuales.

 

Sexo comercial.

 

Multiparidad, pues acarrea mayor susceptibilidad a las infecciones.

 

Utilizar juguetes sexuales y no dotarlos de la limpieza adecuada.

 

Los comportamientos sexuales dependen en gran medida de la situación económica de un país y de su contexto cultural. Cuando este cambia, se modifican las normas, valores y comportamientos relativos a la sexualidad en sus diversos aspectos.

No contar con una cultura de prevención, principalmente sobre el uso profiláctico del condón, la consulta médica temprana para diagnóstico y tratamiento de cualquier situación extraña en la zona genital constituyen factores determinantes en la transmisión de ETS.

Al ocultar los padecimientos y no tratarlos medicamente se genera sinergia y sincronismo de las ETS, las cuales pueden llegar a actuar como factores de riesgo para la aparición de otras enfermedades. Tal sería el caso de la gonorrea, que puede reactivar infecciones latentes por Chlamydia trachomatis, que a su vez  favorece la infección del virus del papiloma humano e incrementa  la susceptibilidad a infecciones bacterianas.

Para evitar problemas y disfrutar de encuentros sexuales seguros, sea cual sea la preferencia y temporalidad, es necesario contar con información precisa, planificación y comunicación óptima entre las parejas. Con tales medidas puede gozarse de los placeres de una relación sexual sin riesgos potenciales.

 

Hoy todos podemos tener más placer y evitar en enfermedades.

Único gel lubricante antiséptico íntimo.

Para conocer más acerca de nuestro producto da clic aquí www.aqa7.com

prácticas sexuales de riesgo

Con información de  Fundación UNAM.

Published by

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *